Producto Ecológico, BIO Product

¿Qué es un producto ecológico y que hace a éste tan especial?

El producto ecológico, también conocido como biológico, es aquel producto natural que se obtiene sin utilizar ningún elemento químico que tan perjudiciales resultan para la salud. Es precisamente esto lo que los hace tan especiales y que, por su calidad y por su cuidada producción, sean considerados como productos gourmet. No obstante, esto no quiere decir que su precio sea tan elevado. Cada día pueden comprarse con mayor facilidad fuera de comercios especializados debido al aumento de la demanda de productos naturales experimentada en los últimos años.

Hoy en día podemos encontrar algún fabricante de producto ecológico como es el caso de Robis, desde carnes y productos agrícolas hasta vinos. Es cierto que los productos ecológicos cuestan un poco más que los que compramos habitualmente en el supermercado, pero ¿acaso nuestra salud, la preservación del medio ambiente y el sabor que tienen  nos son razones suficientes para incluir más productos ecológicos en nuestra dieta? Pero veamos con más detalle cuáles son las razones por las que deberías hacerlo.

  1. No contienen aditivos sintéticos

Los aditivos sintéticos que contienen muchos alimentos pueden dar lugar a problemas de salud muy graves como insuficiencias cardíacas, migrañas, osteoporosis o hiperactividad. En cambio, el fabricante de productos ecológicos respeta los ritmos naturales de los alimentos y no les añade aditivos, por lo que estos son más equilibrados y más ricos en nutrientes. Además, diversos estudios han demostrado que no es necesario buscar productos fuera de temporada para cubrir nuestras necesidades nutricionales.

  1. Son más saludables

Los productos ecológicos pueden ser más saludables que otros no ecológicos pues no contienen residuos tóxicos de pesticidas, fertilizantes sintéticos, antibióticos, aditivos ni conservantes. Elementos utilizados en la agricultura para evitar las plagas y que pueden causar graves daños a nuestro organismo con el tiempo. En cambio, los productos ecológicos son mejor asimilados por nuestro organismo y no alteran nuestras funciones metabólicas. Según han demostrado diversos estudios, gran parte de las enfermedades degenerativas que afectan a nuestra sociedad están relacionadas con la alimentación

  1. No contienen organismo genéticamente modificados

El cultivo de organismos genéticamente modificados tiene consecuencias muy negativas para el medio ambiente y, aunque todavía no hay estudios concluyentes sobre sus efectos en la salud humana, hay indicios de que no son saludables, ya que conducen hacia la uniformidad genética, reduciendo la variedad de alimentos.

  1. No contienen pesticidas ni antibióticos

Hoy en día se utilizan cientos de pesticidas en la agricultura que dejan residuos químicos en los alimentos que consumimos habitualmente.

  1. Son respetuosos con el medio ambiente

Uno de los objetivos principales de los fabricantes de productos ecológicos es ser más respetuosos con el medio ambiente. El consumo de este tipo de productos además de contribuir a ello, evita la contaminación de la tierra, el agua y el aire.

  1. Son respetuosos con el bienestar animal

El reglamento europeo establece medidas concretas para la ganadería ecológica en las formas de habitabilidad de las granjas con el fin de evitar el estrés en los animales y fomentar el crecimiento de los mismos en régimen de semilibertad. Además, no se practica la inseminación artificial ni se utilizan hormonas. La alimentación de los animales se basa en pastos naturales libres de pesticidas, fertilizantes y transgénicos. Con lo cual, el animal es mucho más saludable. Cabe destacar que se trata de especies autóctonas de la zona que están mejor adaptadas a las condiciones de la misma.

  1. Tienen máximos niveles de calidad

Los fabricantes de productos ecológicos utilizan un sistema de producción de máxima fiabilidad, ya que está regulada a través del Reglamento Europeo 2092/91. Todos los agentes que intervienen en el proceso están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, la elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. Mediante empresas de control y certificación acreditadas.

  1. Son más sabrosos

Al pasar por un proceso de producción artesanal y cuidadosa, tienen mejor sabor, más natural. Las plantas crecen sanas y se desarrollan mejor, conservando su verdadero aroma, color y sabor. Por esta razón, son muchos los consumidores que prefieren alimentos ecológicos, pero también porque se conservan mejor que los convencionales.