Alimentos para hacer frente al otoño

Otoño es la estación en la que se despide el calor del verano, asoma el frío y comienza de nuevo la rutina laboral y el estrés del día a día. Por esto es muy importante cuidarse para mantenernos sanos y con las defensas alerta para  evitar caer enfermos. Y qué mejor manera de cuidarnos que a través de la alimentación, donde encontramos multitud de aliados para hacer frente a los cambios que nos acechan. Hay que prestar mayor atención a vitaminas del grupo B y C, minerales e hidratos de carbono, tanto para revitalizarnos como para mantener un buen estado de ánimo, que en esta época tiende a bajar.

Existen algunos productos naturales que nos ayudan a conseguir este fin, como son la equinácea, el liquen de Islandia, el propóleo y la maravillosa jalea real, uno de los mejores alimentos que nos proporciona la naturaleza. La jalea real nos aporta propiedades muy interesantes para hacer frente al otoño: proporciona mucha energía y nos revitaliza en estados de bajada de defensas o enfermedades, refuerza el sistema inmunológico, aumenta la oxigenación sanguínea y los glóbulos rojos, estimula el crecimiento en los niños, aumenta el apetito y es antivírica, antibacteriana y antifúngica, entre otras muchas otras cualidades. Esto se debe a su concentración de nutrientes, muy rica en vitaminas del grupo B, minerales, oligoelementos, proteínas e hidratos de carbono.

La equinácea (Echinacea angustifolia), conocida como flor púrpura de la pradera, es una de las plantas medicinales más estudiadas y con más ensayos clínicos. Espontáneamente crece en la parte oeste de Estados Unidos y por su belleza ha sido adoptada en jardines de todo el mundo. Es muy consumida en casos de defensas bajas, resfriados, fiebre, infecciones virales, gripe, tos, dolores de garganta. Potencia el sistema inmunitario y aumenta las defensas del organismo, previniendo los procesos gripales y víricos.

Otra de las plantas que hemos citado y que nos ayuda a mantener fuertes nuestras defensas es el liquen de Islandia (Cetraria Islandica). Crece en zonas de umbría del norte de Europa. Tradicionalmente ha sido consumido como remedio para la tos más rebelde y la fiebre. Además es reconstituyente por lo que se recomienda en periodos de decadencia.

El propóleo, al igual que la jalea real, es un producto derivado de las abejas. Es consumido como antibiótico para las vías respiratorias, antibacteriano, antiviral y protector de la garganta y de las cuerdas vocales, entre otras muchas propiedades, favorecidas por su composición en flavonoides.

Productos Reina Real para el otoño

Existen en el mercado dos productos de Robis que son perfectos para el cambio de estación, la jalea real “Reina real defensas” y la “Reina real junior”, esta última pensada para que la consuman los más pequeños de la casa.

La jalea real “Reina Real defensas” está compuesta por jalea real, propóleo, liquen de Islandia y vitamina C, una combinación perfecta de ingredientes para mantener fuertes a nuestras defensas y poder hacer frente a estados carenciales. Se consume tanto para prevenir enfermedades como para facilitar la recuperación del organismo convaleciente y debilitado, que haya pasado por un proceso de bajada de defensas.

La “Reina Real junior” es una jalea pensada para los niños, con sabor a fresa para hacerlo más agradable a su consumo. Esta jalea viene fortalecida con propóleo, equinácea, calcio, vitamina C, hierro y vitaminas del grupo B (B6, B2, B1 y B12), para que además de fortalecer las defensas de los más pequeños, colabore en sus etapas de crecimiento gracias al calcio y a su combinación de vitaminas del grupo B.

Ambos productos deben ser consumidos en ayunas, una sola ampolla al día acompañada de agua, zumo o consumida directamente desde la ampolla.