Probióticos

Probióticos: ¿para qué sirven?

Los probióticos son organismos vivos beneficiosos para la salud que viven en nuestro organismo. Estas bacterias y microorganismos forman parte de nuestro organismo de forma natural, y es conveniente tomar las medidas adecuadas para favorecer su presencia en el mismo. Si te interesa cuidar tu salud y prevenir enfermedades es importante que conozcas los probióticos, para qué sirven y cómo favorecer su presencia en el organismo.

Funciones de los Probióticos

1. Contribuyen al adecuado equilibrio de la flora intestinal

Una de las utilidades más conocidas de los probióticos es su contribución del adecuado equilibrio de la flora intestinal. Este equilibrio es clave para cuestiones tan relevantes como:

Contribuir a la digestión saludable y la adecuada movilidad intestinal para la mejor absorción de los nutrientes. Esto es esencial para evitar déficit nutricionales que deriven en problemas de salud y para el óptimo aprovechamiento de los beneficios de cada alimento.

Ayudar a los intestinos a la producción de sustancias clave para la buena digestión. Esto no solo alivia o ataja determinados problemas gástricos sino que también contribuye al mayor bienestar de la persona.

Participar en la síntesis de la bilis y la secreción de jugos gástricos, esenciales para un buen estado de salud.

Favorecer el alivio de  trastornos específicos del aparato digestivo como es el caso de los gases, las digestiones pesadas, problemas de estreñimiento y halitosis o mal aliento, entre otros.

Combatir el estreñimiento y la diarrea. Estas dos situaciones, además de ser una cuestión de salud tienen una gran influencia en el bienestar general del organismo.

Restaurar el tracto intestinal contribuyendo a la eliminación de determinados patógenos del intestino como los casos de las bacterias Candida o E. coli.

2. Ayudan a sintetizar vitaminas necesarias para el organismo

Los probióticos se encargan de ayudar a sintetizar determinadas vitaminas esenciales para el organismo. Es el caso de la vitamina K, que entre otras acciones disminuye el riesgo de sufrir hipertensión ayuda a prevenir la osteoporosis y la arteriosclerosis.

También ayudan a la síntesis de algunas vitaminas del grupo B esenciales para la salud, especialmente en el caso de la mujer embarazada.

3. Son claves para el fortalecimiento de las defensas y la prevención de infecciones y contagios

Los probióticos contribuyen a reforzar  y aumentar las defensas mejorando el sistema inmunitario. Este fortalecimiento es clave para prevenir infecciones y enfermedades por contagio. Y aunque se recomiende especialmente en invierno, disponer de unas defensas fuertes es necesario a lo largo de todo el año y a cualquier edad.

Cómo favorecer e incrementar la presencia de probióticos en tu organismo

Para aprovechar todo lo que los probióticos hacen por tu salud hay que tomar medidas para  mantener vivos los probióticos beneficiosos para el organismo.  ¿De qué manera?

1. Consumir complementos biológicos beneficiosos para los probióticos

Esta complementación es fácil de tomar y te permitirá cuidar en todo momento de tus probióticos de manera sencilla, sin necesidad de cambiar tu alimentación. Además, su consumo es especialmente importante en las ocasiones que implican una disminución de probióticos como son:

Tras una gastroenteritis fuerte o  episodios de diarreas.

Mientras y tras un tratamiento con antibióticos.

– En pleno proceso de gripes y resfriados y para la recuperación tras estos.

Cuando sufres una enfermedad infecciosa de cualquier tipo como la candidiasis o la cistitis, entre otras.

Durante la época del año de mayor riesgo de exposición a alergias ambientales como las alergias a pólenes.

Robis es fabricante de complementos alimenticios certificados y en su catálogo dispone de complementos probióticos que te ayudarán a estar sano de manera natural.

2. A través de la alimentación

Siempre es interesante incluir alimentos probióticos en la dieta habitual. Algunos de estos alimentos son el yogur o el kéfir, el chucrut o el kimchi.

Como ves, los probióticos son claves para mantener un buen estado de salud y para la prevención de enfermedades.