Complementos Alimenticios Para Personas Mayores

Complementos alimenticios para personas mayores, una mejora en la calidad de vida

A partir de los 50 años, llevar una alimentación adecuada es clave para que nuestro organismo funcione correctamente, goce de un buen estado de salud y podamos disfrutar de una mayor calidad de vida cuando nos llegue la jubilación. Y es que una dieta sana y equilibrada es determinante para un envejecimiento saludable y para ayudar a prevenir y a retrasar el desarrollo de ciertas enfermedades que pueden llegar a ser crónicas.

Pero también, los hábitos de vida saludables y los complementos alimenticios son una excelente opción para proporcionar a nuestro cuerpo lo que necesita. Y es que, aunque llevemos una alimentación sana, puede que tengamos algunas carencias de determinadas vitaminas y nutrientes. De hecho, la mayor parte de las personas mayores presentan dificultades para cubrir diariamente los niveles de minerales, vitaminas y nutrientes necesarios. Por eso, es fundamental que su dieta sea complementada con suplementos alimenticios para ancianos como los que te mostramos a continuación.

Suplementos alimenticios más recomendables para las personas mayores

Aunque la necesidad de complementos alimenticios depende de cada persona y de su estado de salud, lo cierto es que existen algunos complementos alimenticios que son recomendables a nivel genérico para todas las personas mayores, ya que proporcionan nutrientes fundamentales de los que carecen especialmente.

Calcio

Para evitar que los huesos se vuelvan frágiles, el calcio es fundamental, especialmente si no se alcanzan los niveles adecuados solamente con la alimentación. Deben tomarse alrededor de 1.200 mg de calcio al día en el caso de los hombres y 800  mg en el caso de las mujeres con menopausia.

Vitamina D

La vitamina D se obtiene en cantidades muy pequeñas a través de la alimentación, siendo la radiación solar la fuente más importante para ello. El problema es que las personas con movilidad reducida o que están enfermas permanecen mucho tiempo en casa y no pueden tomar el sol, lo que hace que suelan tener carencias de esta vitamina. Sin la vitamina D, el calcio no puede adherirse a los huesos, lo que puede dar lugar a problemas de osteoporosis. Un complemento alimenticio que debería empezar a tomarse durante la menopausia en el caso de las mujeres para evitar que la disminución de estrógenos provoque una pérdida de masa ósea.

Magnesio

El magnesio es un mineral muy importante para mantener una buena salud cardíaca, ya que ayuda a controlar la tensión arterial y a prevenir arritmias entre otros problemas habituales de la vejez. Puede obtenerse a través de alimentos ricos en magnesio, como las espinacas, los aguacates o el brócoli, pero si la dieta es deficitaria en magnesio, se puede recurrir a complementos alimenticios. Este déficit puede deberse tanto por la dieta que lleva la persona como porque se elimina en mayor medida a través de la orina cuando se toman medicamentos diuréticos, también influye la falta de descanso o si los niveles de insulina son muy elevados.

Omega 3

El Omega 3 es un ácido graso esencial que ayuda a evitar el engrosamiento de las arterias y a mejorar el flujo sanguíneo, evitando los problemas relacionados con enfermedades cerebrales, cardíacas y el cáncer. Además, se ha demostrado que aquellas personas que consumen más Omega 3 presentan una masa cerebral más grande, lo que frena la pérdida de las células cerebrales relacionada con el envejecimiento.

Vitamina B12

Diversos estudios han demostrado que una leve carencia de vitamina B12 aumenta el riesgo de sufrir demencia. Además, hay que tener en cuenta que pasados los 50 años a nuestro cuerpo le resulta mucho más difícil absorber esta vitamina, por lo que es uno de los complementos alimenticios para ancianos más importantes. Lo ideal es tomar unos 2,5 μg al día.