Bronceado saludable: cómo cuidarte después del verano

Claves para mantener un bronceado saludable

¿Este verano te has puesto moren@ y quieres conservar el bronceado durante todo el año? Para ello, necesitarás cuidarte desde el interior. Además de utilizar cremas solares, un bronceado saludable se puede conseguir gracias a la vitamina E, el zinc y los betacarotenos, entre otros. Existen alimentos, que te explicaremos más adelante, que neutralizan los daños que pudieran surgir por los rayos ultravioletas, y restauran los lípidos, aunque no son sustitutivos de las cremas como protector solar. De esta manera, también ayudaremos a que la piel se rejuvenezca.

Lo ideal en un bronceado saludable es que con tu tono de piel, gracias al sol, ganes un poco de color. Como ya sabemos, debemos protegernos del sol porque los rayos ultravioletas pueden envejecer nuestra piel y ser perjudiciales para nuestra salud produciendo cáncer de piel o melanomas. Para la protección de nuestra dermis lo que necesitamos es un protector solar y la nutrición necesaria desde el interior, como detallamos a continuación. ¡Toma nota!

Nutrientes y vitaminas recomendadas

A continuación, te explicamos y recomendamos los nutrientes y las vitaminas que debes ingerir para obtener un bronceado saludable. Además, te proporcionamos ejemplos de los alimentos que más contienen estos nutrientes y vitaminas para que te resulte más fácil su elección.

Vitamina E

Uno de los nutrientes que más nos ayudan a mantener nuestra dermis sana es la vitamina E. Esta vitamina tan beneficiosa la podemos encontrar en los alimentos grasos de origen vegetal. El alimento más rico en vitamina E es el aceite de germen de trigo. También podremos encontrar la vitamina E en las semillas de girasol, de lino y de sésamo, en los frutos secos, los pimientos, los espárragos, las acelgas, el aguacate, las aceitunas, los melocotones, los kiwis y el perejil. La función más trascendental de esta vitamina para nuestro organismo es la de evitar la oxidación de las grasas, ya que las membranas de nuestras células, están formadas por grasas, llamados lípidos. Los rayos del sol oxidan nuestra dermis, por eso es conveniente la ingesta de vitamina E, que nos la protege.

Zinc

Este mineral lo encontramos en las semillas de sésamo, el germen de trigo y la levadura de cerveza. Al ingerirlo lo reservamos en los músculos, las células de la sangre, la retina, los huesos, los riñones, el hígado y la piel. El zinc ayuda a la cicatrización de las heridas, al crecimiento del cabello y a la renovación de la piel, porque beneficia la conservación activa de los sistemas de regeneración. Por ello, tomar zinc es esencial para la renovación de tu piel y para la creación de nuevas células.

Betacarotenos

Los betacarotenos son pigmentos vegetales que nos aportan las frutas y las verduras amarillas, naranjas, rojas o verdes intensas, como las zanahorias, las espinacas, las cebadas, las remolachas, los pimientos y los melocotones. Cuando los consumimos funcionan en nuestro organismo como vitamina A en el hígado y los intestinos, actuando como antioxidantes, que nos protegen de los rayos solares. Además, fortifican las funciones del sistema inmunológico, conservan los huesos fuertes y protegen nuestros ojos. Gracias a los betacarotenos tu bronceado durará más tiempo y el color será más uniforme, porque estimula la formación de melanina, la responsable del tipo de color de nuestra piel. También la función de los betacarotenos es la de cuidar la salud de la piel, por lo que resulta ideal para el tratamiento de problemas como eczemas, descamaciones, hiperqueratosis, acné y psoriasis.

Polifenoles

Los polifenoles son sustancias que poseen la capacidad de combatir la oxidación de la piel provocada por los rayos ultravioletas. Los alimentos que nos aportan estas sustancias son la soja, el té, el vino tinto, la cerveza, las lentejas, los guisantes, las uvas, las frutas de color morado y rojo, el tomate, la cebolla, el trigo sarraceno, los cereales integrales, el cacao y el aceite de oliva.

Omega 7

El omega 7 es anti-edad y protege la piel del sol. Algunos de los alimentos que lo contienen son el aguacate, el curry y el aceite de oliva.

Líquidos

Una buena hidratación es necesaria e importante para mantener tu piel fuerte y evitar la sequedad. Lo recomendable es beber ocho vasos de agua cada día, aunque también se recomienda beber zumos, batidos naturales, caldos vegetales o infusiones naturales.

 

Otra opción es sencillamente tomar complementos alimenticios de calidad y garantía.

En Robis, fabricante complementos alimenticios y de cosmética natural, tienes productos para nutrirte desde el interior y obtener un bronceado saludable. ¡Visítanos!